Pep Agut

(Terrassa, 1961)

Res és igual a res, 2000

Técnica mixta
140 x 105 cm aprox.

Esta obra hace referencia a un cuadro muy conocido de Malévich, en el cual esta forma, sustituía como icono universal a cualquier objeto que pudiera ser representado.

Aquí hay dos cuadrados negros que genéricamente son iguales aunque, de hecho, son diferentes. Además, cada cuadrado contiene enunciados que indican una acumulación de cuadrados. Pero ningún cuadrado es igual a ningún otro porque nada es igual a nada si no se mira con simplicidad.

Este trabajo es una apología a la diversidad y a los límites que, a la hora de pensar, nos ofrece la racionalidad. Un cuadrado forma parte de la geometría y de la matemática, el único lenguaje universal, pero nuestra percepción de las cosas nos hace saber que no todo se puede reducir a un modelo, que hay aspectos que se nos escapan, y los lenguajes artísticos así lo demuestran.

El cuadro, con sus tres capas de metacrilato y los abombamientos y distorsiones que crea al reflejarnos en él, tiene una dimensión escultural muy potente, haciendo que la bidimensionalidad del cuadrado se construya desde el espacio tridimensional.