David Bestué

(Barcelona, 1980)

Taula, fruiter i pomes, 2021

Técnica mixta. Fusta, cerámica i fruta triturada. Pieza única

David Bestué adopta técnicas de procesamiento industrial para cuestionar la capacidad de representación de la escultura. La exposición presenta piezas de recinte y nueva producción que integran en su composición elementos vinculados al territorio, però tambén obres de diversa autoria. El conjunto establece un marco temporal amplio que incide en cuestiones como los processos de conservación y la relación entre el tiempo y la materia. David Bestué sitúa en el centro de su investigación lo que él llama grado cero. El grado cero es el resultado de procedimientos que alternan la composición de un cuerpo solido y lo reducen a partícules. Con esta operación, Bestué anula las funciones expresivas del objeto y restringe sus cualidades a propiedades como ahora el peso o la consistència. La consecuencia de este proceso es que se produce una merma significativa entre el objeto y su enunciado. ¿Pero puede la palabra restaurar una presencia? ¿Puede la trazabilidad de un material suportar el peso de una imagen? Además de interferir en la forma, ¿de qué manera el proceso de conservación altera los significados? Pastoral “describe dos modelos de presencia que se manifiestan en el plano material: el de un presente que pasa” y el de un “pasado suspendido en el tiempo”. Situada en el centro de esta metòdica estructura, la materia se revela como un agente col·laborador que actúa de manera ambivalente: mientras que su solidez contribuye a avivar la memòria, con su precariedad abolí el recuerdo. Fuente: La Capella.